Comercios Donostiarras - Donostiako Dendak

Los Fabricantes Unidos

Los Fabricantes Unidos
Avenida de la Libertad 2
Fundador: Ignacio Azpiazu, Segundo Urbizu y Jose Mª Zubillaga.
Año de apertura: 1924  |  Año de cierre: 2005

· Historia

Los Fabricantes Unidos. En la esquina de la Avenida de la Libertad 2 y c/ Sta Catalina. Fundado por tres socios en 1924, Ignacio Azpiazu, Segundo Urbizu y Jose Mª Zubillaga. Comercio dedicado a Ferretería y Hogar. Antiguamente hubiera recibido el nombre de Quincallería.

En los orígenes de Los Fabricantes Unidos se encuentra un emigrante azpeitiarra, un indiano de los de leyenda, que en la década de los años 80 del s.XIX sale del caserío sin bagaje, y tras duros años de trabajo en América, consigue volver “rico” a su tierra. Así hizo Anastasio Azpiazu Olaizola (n.1864) el benjamín de una familia de caserío. Como cuentan Luis de Andía y Jose Mª Ferrer en su libro “Estampas de la Avenida” (BBVA.1982), <>

Anastasio vuelve a Gipuzkoa y monta ferreterías en San Sebastián y Madrid. Al no tener hijos, es a sus sobrinos (sobrinos nietos) a los que va a poner en estos negocios.

Los Fabricantes Unidos se instalan primero en la esquina de las calles S. Martín con Getaria, (donde muchos donostiarras recordamos la ubicación de la “Gota de Leche” y luego la Fototeka de Kutxa). Al poco tiempo irían a la esquina de la Avenida 2 con Sta.Catalina, que todos hemos conocido hasta su cierre el 31 de Octubre de 2005.

Como socios del establecimiento, Anastasio Azpiazu pone a dos jovencísimos sobrinos: José Ignacio Azpiazu Oyarzabal (1910-1969) y José Mª Zubillaga Azpiazu (en el arriendo del local figura otro sobrino, José Azpiazu Gogorza). Segundo Urbizu Eizmendi (n.1910), era el tercer socio aunque debido a su juventud es su padre Donato Urbizu Arrese (n.1876 en Idiazabal), quien firma el acta de fundación en su nombre. Donato había sido compañero de Anastasio en Argentina y Segundo había nacido allí, aunque al poco tiempo vino a Gipuzkoa y cursó estudios de Comercio en Burdeos. Segundo casó en 1941 y sería esta familia la que se haría cargo de la ferretería de Madrid (en la c/Alcalá 209), viniendo continuamente a Donostia y pasando el largo verano en esta ciudad (desde San Juanes a Octubre). Una de sus dos hijas, Maribel, trabajó en Los Fabricantes Unidos de San Sebastián desde 1962 hasta 1984 y es ella la que nos aporta una parte de los datos que ofrecemos.

Maribel también nos relata cómo, cuando estaban en San Sebastián, su padre, Segundo Urbizu con Ignacio Azpiazu se juntaban a cenar todos los viernes con otros conocidos ferreteros, como Miguel Arana, de la ferretería Arana de Miracruz (¿Yale?), Juan José Arzubialde de la ferretería del mismo nombre en el Boulevard, el propietario de la ferretería Oria de la c/Urbieta y con Juan Volmez dueño de la fábrica de “La Palmera” de Irun.

En 1971 entró a trabajar la siguiente generación de “Azpiazus”, Jose Ignacio, que llevaría la gerencia del negocio. Uno de los más señalados trabajadores fue el azpeitiarra Julian Echeverría Eguiguren, encargado durante muchísimos años. A su jubilación le sustituye Jose Luis Azpiazu.

En Madrid llegó a haber dos ferreterías. Con el mismo nombre de Los Fabricantes Unidos se encontraba en la c/ Alcalá 209, y fue cerrada hace una década. La otra es la Ferretería Vasco-Madrileña en la c/ Infantas 42, que todavía existe y sigue perteneciendo a un nieto de uno de los fundadores, Jose Mª Zubillaga.

Los Fabricantes Unidos de San Sebastián se ubicaban en un magnífico local ocupando todo el bajo del edificio Avenida de la Libertad 2. Nueve escaparates repletos de productos, con una variedad que abarcaba la ferretería, el menaje, pequeños electrodomésticos, bricolage y mil utensilios que despertaban la curiosidad y la imaginación del paseante. Tenían de todo. Ana Azpiazu, que ha trabajado allí hasta el cierre de la tienda en 2005, ocupándose de la renovación mensual de los escaparates, nos hace una detallada descripción del local.

<< La tienda tenía 9 escaparates: Cinco dando a la Avenida y cuatro en el lado de Sta. Catalina.
En los de Sta. Catalina se exponían, los carros de compra; en otro las barbacoas y las planchas de asar; en el siguiente, en invierno, las estufas tanto de leña como de gas y en verano, utensilios para la playa como hamacas, sombrillas, neveras, etc… y por último los carros verduleros de cocina, botelleros, cubetas de plástico, etc.
En los cinco de la Avenida de la Libertad se exponían: los utensilios de jardinería, tijeras, corta-setos, navajas y pequeños electrodomésticos, en el siguiente, utensilios de lo más diverso para la cocina, los cuales llevaban su correspondiente letrerito que indicaba la utilidad del mismo, ya que muchos eran de lo más curioso (escritos con cuidada caligrafía por José Luis). Seguimos con material eléctrico de bricolage, como taladros, sierra de calar, atornilladores, cajas fuertes, etc.… y por último, los dos que quedan, se dedicaban al artículo de regalo: en uno de ellos las vajillas, juegos de café, cristalería, cubertería, etc.… y en el otro los jarrones, maceteros, figuras de Lladró, etc.
Todos los escaparates se limpiaban y modificaban una vez al mes, con las últimas novedades y procurando darles un aire nuevo para que resultaran siempre atractivos y novedosos.
El edificio constaba de la planta baja y la bodega. En la Bodega, de unos 250 m2, se guardaba y almacenaba la mayoría del género de la tienda. Estaba distribuido en pasillos, con estanterías, y como si se tratara de calles, tenían su nombre: la de la cristalería, la de los jarrones, paelleras… era como un laberinto, ya que por zonas, los pasillos se comunicaban entre sí. La planta de venta tenía unos 350 m2 y en ella había una zona, la que daba a Sta. Catalina, utilizada como trastienda. Tenía una puerta a la calle que era por la que se entraba cuando la tienda estaba cerrada. También hacía de almacén en el cual se guardaban las botellas de butano, el carbón vegetal y una sección de tornillería, taladros, martillos y todo tipo de material de ferretería.>>

Otra entrañable descripción está escrita por el inolvidable Vidaurre, en el Diario Vasco del 26 de Marzo de 1996, en su sección de su Ciudad y sus Gentes:

<>

Antes de ser ocupada por la ferretería, en este local hemos constatado la presencia de Neumáticos ¿Firestone? y sobre todo una afamada quincallería y venta de sanitarios perteneciente a J.Peña y sucesores que entonces ocupaba la fachada de Sta. Catalina y que se anunciaba con el cambio de siglo y al menos continuaba al final de la década de los 20. El anagrama que se ve en la herrería de la puerta podría haber pertenecido a dicho “Peña”. El edificio construido en 1872 había sufrido profundos cambios, el último justo antes de que fuera ocupado por la Los Fabricantes Unidos en donde adquirió su porte actual.

Sobre el local de este elegante edificio se estableció EISA, la razón social del modisto Cristóbal Balenciaga, ocupando el primer y segundo piso. Las modistas y los aprendices entraban por el portal auxiliar de Sta. Catalina, que compartían con Los Fabricantes Unidos, entrando sus clientes por el más elegante portal de la Avenida.

En esta misma manzana, dando a la avenida, y conviviendo con nuestra ferretería, estuvieron otros memorables comercios donostiarras como Material Sanitario de J.Peña, Deportes Elizondo, Comet, (de Eduardo y Carlos Barcena, sin duda uno de los comercios donostiarras más antiguos), y un estanco haciendo chaflán en la esquina de la c/Okendo.

Nos comentan un par de anécdotas. El primero, de la época de los trolebuses. Estos autobuses eléctricos con perchas que deslizaban por los cables aéreos giraban en la c/ Sta. Catalina para entrar hacia la Plaza de Gipuzkoa donde muchos tenían su parada. Una vez, una percha se soltó rompiendo uno de los escaparates. La otra nos cuentan de los efectos sufridos por una bomba de ETA al Credit Lyonnais situado en el lado opuesto de la avenida. La deflagación arrasó también con los escaparates de la tienda. Escenas que quedan para el recuerdo… y en este caso, sin ninguna nostalgia.

Una entidad bancaria ha ocupado en la actualidad este todavía recordado establecimiento para la mayoría de donostiarras y guipuzcoanos.

· Imagenes relacionadas

  • Los Fabricantes Unidos - 1961 Aspecto del edificio Avenida 2, con las puertas pintadas en blanco.
  • Los Fabricantes Unidos - 1919. Estacimiento de J.Pea antes de la reforma del edificio y antes de que se estableciera Los Fabricantes Unidos.
  • Los Fabricantes Unidos - 1926. El bajo comercial tras la reforma del Edificio ya con Los Fabricantes Unidos. (Es detalle de la siguiente fotografa)
  • Los Fabricantes Unidos - 1926. Aspecto de la Avenida y del edificio tras la reforma. Entonces era tradicin acompaar a pie en los  entierros hasta el puente de Sta. Catalina.
  • Los Fabricantes Unidos - Aspecto moderno del establecimiento enel ltimo ao.
  • Los Fabricantes Unidos - Detalle de la puerta de entrada.
  • Los Fabricantes Unidos - Interior de la ferretera
  • Los Fabricantes Unidos - Interior de la ferretera. Zona de vajillas.
  • Los Fabricantes Unidos - Stano de la ferretera
  • Los Fabricantes Unidos - 1931. Anuncio en la prensa local (Pas Vasco), con las novedosas bateras de cocima en aluminio.
  • Los Fabricantes Unidos - Ignacio Azpiazu Oyarzabal y Segundo Urbizu Eizmendi, dos de los tres fundadores de Los Fabricantes Unidos.
Desarrollado por infobide.com © comerciosdonostiarras.com