Comercios Donostiarras - Donostiako Dendak

Pasteleria y Salón Degustación Sacha

Pasteleria y Saln Degustacin Sacha
Avenida, 34
Fundador: Alejandro Barreneche
Año de apertura: 1930  |  Año de cierre: 1939

· Historia

Los años 30 fueron un hervidero en San Sebastián, donde a los acontecimientos políticos se le unían los artísticos, con movimientos de vanguardia, reflejo de lo que sucedía en Europa.

María Jesús López de Sosoaga en su trabajo “Jesús Olasagasti, animador del protagonismo cultural que tuvo San Sebastián antes de la Guerra Civil”, comenta:

“El acontecimiento vanguardista más importante de la historia artística contemporánea de San Sebastián, fue la exposición de Arquitectura y Pintura Moderna que se celebró en septiembre de 1930 en el Gran Casino bajo el patrocinio del Ateneo, organizado principalmente por el arquitecto José Manuel Aizpúrua y con la cooperación entusiasta de los señores García Mercadal, Labayen, Churruca, Olasagasti y Cabanas. Sus salas fueron acondicionadas según diseño de los arquitectos Aizpúrua y Labayen y en la misma se presentó obra pictórica de la vanguardia española en París, proyectos y maquetas de arquitectura racionalista y sesiones de cine de Buñuel y Giménez Caballero. Entre los pintores que presentaban sus obras estaban Cossío, Picasso, Juan Gris, Maruja Mallo, Joán Miró, Dalí, Bores, de Viñes, Angeles Santos, junto a los pintores locales Jesús Olasagasti y Juan Cabanas Erauskin. Olasagasti presentó dos bodegones y el magnífico “Retrato de Díez Caneja” que hoy podemos contemplar en el Museo de Bellas Artes de Bilbao. Aizpúrua en colaboración con Labayen expuso diez trabajos mayoritariamente de interiores entre los que estaban el Real Club Náutico, Sacha, Yacaré y un Estudio del pintor Olasagasti. Para dar más realce a la exposición el Ateneo organizó otros actos complementarios, como fueron una conferencia de Moreno Villa sobre las nueve escuelas de pintura y por último, una lectura y recital de poesías por Rafael Alberti, que en general fue muy aplaudido. “

Alejandro Barreneche, hombre inquieto y de familia de pasteleros, formaba parte de este grupo de vanguardistas. Hacia 1929 se planteó abrir un establecimiento de pastelería y degustación en el centro de la ciudad y le encargó el proyecto a su amigo y gran dinamizador de las tendencias racionalistas, el arquitecto José Manuel Aizpúrua.

Aizpúrua formaba parte del GATEPAC (Grupo de Arquitectos y Técnicos Españoles para el Progreso de la Arquitectura Contemporánea), grupo que intentaba dar a conocer la nueva arquitectura a través del desarrollo arquitectónico de los locales pequeños.

Aizpúrua y Labayen habían empezado esta nueva arquitectura por ellos mismos con el proyecto “Studio” en Prim 32, en marzo de 1928. Proyecto al que siguieron la Sala de Juntas AGP (1928-1929), el Yacaré Bar Club (1929), la pastelería y salón de degustación Sacha (1930), el Café Madrid (1933), el centro cultural Euzko Pizkunde (1933) o la sociedad gastronómica-cultural GU (1934).

Alejandro Barreneche localizó un establecimiento que cubría sus necesidades y que además estaba ubicado en un lugar estratégico, Avenida 34. Los Barreneche eran una familia de pasteleros que se remontaba al siglo XIX en Zugarramurdi, donde como otros habían comenzado con la cerería y habían derivado a la pastelería, tal como nos cuentan sus sucesores.

Barreneche quería combinar la tradición del buen hacer pastelero con las nuevas tendencias arquitectónicas y aplicarlas al comercio. El producto estaba asegurado, la apuesta era su aceptación por el público, ante un proyecto muy vanguardista para la época, y en una ciudad donde existían importantes pastelerías como Ayestarán, La Urbana, Maíz, Otaegui, etc.

El proyecto se concibió con cuatro puntos. La fachada estaba pintada en dos colores, marrón y verde claro. El escaparate de poca altura y largo se presentaba en esviaje, o lo que es lo mismo en oblicuo con respecto a la fachada. Y en lo alto el anuncio, iluminado con luz blanca, avanzaba a lo largo del escaparte.

El interior se dividió en dos zonas. Se separó la parte del despacho de Pastelería, del Salón degustación para lo cual se elevó parte de la planta al menos 70 cms. Con ello se pretendía también que las personas que estuvieran sentadas tuvieran una visión directa a la calle, a la vez que les aislaban del calor de los hornos situados en el sótano.

El techo también intervenía en la delimitación de espacios mediante un desnivel y con forma curva que proyectaba una sensación de movimiento. Permitía también jugar con la iluminación, elemento siempre importante en los proyectos de Aizpúrua y Labayen.

Al fondo se instaló, separado del resto, la cocina, los frigoríficos, el almacén de productos y el lavadero.

El mobiliario merece una mención especial. Aizpúrua y Labayen siguieron a este respecto las ideas que propugnaba Le Corbusier. Muebles que se caracterizaban por su funcionalidad, limpieza, pureza y elegancia. En la pastelería Sacha utilizaron sillones en tubo de acero con asiento, respaldo y brazos mullidos en el interior y tubo de acero y mimbre para ocupar la terraza exterior.

La revista AC en 1931, los describía de la forma siguiente: “Todos los muebles son de armazón metálico, pintados al fuego en varios tonos, teniendo lo único indispensable para sentarse: asiento, respaldo y brazos. Son de construcción nacional, como todo lo empleado en la construcción y decoración de Sacha.” Esto último nos lleva a pensar que, posiblemente fueran diseñados por Aizpúrua y Labayen y fabricados en Azpeitia por Dámaso Azkue, con quien trabajaban habitualmente.

Aizpúrua y Labayen presentaron el proyecto de la Pastelería Sacha en la Exposición “Arquitectura y Pintura Modernas” celebrada en San Sebastián en el año 1930.

Recogemos un artículo, publicado en 1933, que por su descripción resulta muy interesante:

“Con su nombre exótico y su traza moderna, SACHA es un grito agudo lanzado, desde la severidad burguesa y clásica de la Avenida, por un hombre al día, don Alejandro Barreneche. Para realizar su gran proyecto, supo rodearse de colaboradores artistas de vanguardia, hombres también al día como él: los jóvenes y ventajosamente conocidos arquitectos Labayen y Aizpúrua y el inquieto, pintor Juanito Cabanas que ha sabido fundir en su arte lo antiguo y lo moderno en una feliz alianza muy rubeniana.

Lo cierto es que «SACHA» se alza como un reto en plena Avenida donostiarra. Que, al principio los transeúntes miraban su fachada e interior con un gesto de asombro y que hoy «SACHA» se ha impuesto a propios y extraños con la gracia de su instalación, las excelencias de sus servicios y las exquisiteces de sus tartas, pasteles, bombones, refrescos, tés, aperitivos, etc.

Cada hora tiene su afán y cada hora tiene, para «SACHA» su público: el mañanero; el del cocktail mientras vuelven de la playa o del paseo los niños bien y las niñas requetebién; el que adquiere su postre; el de la merienda (ya no se dice «five oclock tea»); el del aperitivo nocturno, cuando está en su máximo periodo de animación; el archiprovinciano ir y venir por esa acera de la Avenida. Su público, vario y renovado. Pero siempre selecto, tanto que debiera ser tema obligado de cronistas mundanos hablar de las reuniones de «SACHA», verdaderas reuniones permanentes, de personas que saben hacer honor a lo bueno.

He aquí el secreto del triunfo de «SACHA»: la elegancia y buen gusto qué preside a todo y la calidad inmejorable de cuantos artículos vende. Así lo reconocen nacionales y extranjeros que han hecho de «SACHA» el punto obligado de reunión y el preferido para adquirir sus postres y deliciosas golosinas. El grito agudo ha sido oído por unos y, otros y es ya un grito de aire triunfal.”

La Pastelería y Salón de Degustación Sacha duró poco, hasta 1939. La guerra truncó muchos proyectos y este fue uno de ellos. En esa fecha Alejandro Barreneche cerró su establecimiento y se trasladó a Barcelona, donde se instaló definitivamente.

A pesar del breve periodo de existencia, consideramos que la misma debe estar entre las pastelerías de renombre de la ciudad por ser pionera en la vanguardia.

· Imagenes relacionadas

  • Pasteleria y Saln Degustacin Sacha - Fachada y escaparate de la pastelera. 1930
  • Pasteleria y Saln Degustacin Sacha - Anuncio de la pastelera. 1931
  • Pasteleria y Saln Degustacin Sacha - Fachada y Terraza de la Pastelera. 1931
  • Pasteleria y Saln Degustacin Sacha - Interior de la pastelera. 1931
  • Pasteleria y Saln Degustacin Sacha - Plano de la pastelera. 1931
  • Pasteleria y Saln Degustacin Sacha - Ilustracin de un artculo sobre Sacha. 1933
  • Pasteleria y Saln Degustacin Sacha - Anuncio de la pastelera. 1935
  • Pasteleria y Saln Degustacin Sacha - En la Sociedad gastronmica-cultural Gu. 1935
Desarrollado por infobide.com © comerciosdonostiarras.com