Comercios Donostiarras - Donostiako Dendak

El Andorrano

El Andorrano
Garibay 11  |  Tfno: 943 42 06 07‎
Fundador: Santiago Lafont
Año de apertura: 1860

· Historia

El Andorrano. Año de Fundación 1860. Fundador Santiago Lafont.

Dejemos en primer lugar la historia de este comercio según la escribieron sus propietarios en 1990.

<< Hace 130 años, corría el año de 1860, Don Santiago Lafont, abría un comercio en San Sebastián al que llamó “El Andorrano”
Tras un periodo de dos años, en que estuvo situado al final del Boulevard, junto al río Urumea y enfrente de lo que hoy es el teatro Victoria Eugenia, se traslada al actual emplazamiento, el chaflán que hacía la calle de Garibay con la de Peñaflorida, rodeada la tienda de espaciosos solares que posteriormente dieron lugar a esta zona privilegiada en el centro de la ciudad.

La crónica detallada del “Andorrano”, desde su fundación hasta el momento actual, podía ser la crónica paralela de San Sebastián en sus diferentes épocas y etapas de desarrollo, a las que este comercio se adaptó y hasta se adelantó en ocasiones.

Así, ante el desarrollo de San Sebastián y con la adopción de esta ciudad, como residencia veraniega de la reina regente, María Cristina, que continuaría en su esplendor hasta la desaparición del juego, “El Andorrano” se adapta al modelo de vida impuesto y se acopla a los gustos de su clientela, que también evoluciona, habiendo sabido siempre, conservar la calidad y el “savoir faire” que desde su fundación imprimió su fundador, debido tal vez a que por haberse mantenido el negocio dentro de la familia, se ha sabido inculcar a los sucesivos rectores de “El Andorrano” las características que desde su origen constituyen la esencia de este comercio.>>

Además de esta pequeña historia,hemos podido recopilar algunos datos más, basados en gran parte en los recuerdos que nos transmite su actual propietaria Dña. Elena Laburu y otros documentos escritos como noticias de periódicos o publicaciones de Javier Sada.

Don Santiago Lafont había nacido en el pueblecito francés de Melles, junto al Valle de Arán, en la primera mitad del siglo XVIII. En 1855 funda en Zaragoza (o en Pamplona) un comercio de ropa blanca al que le puso el nombre de “El Francés” haciendo referencia a su origen y al buen nombre que lo francés se suponía tenía en el vestir… pero en esta ciudad, les debió sonar más a un desafío que a un simple nombre publicitario y le rompieron las lunas de los escaparates.

En 1860 se instala en San Sebastián donde sí que se apreciaba el gusto francés, pero por si acaso y tras su mala experiencia, prefirió no tentar a la suerte y le puso el nombre de “El Andorrano”. Tras Casa Ponsol, debe ser el establecimiento más antiguo de Donostia que ha permanecido abierto hasta el presente ¡estando a punto de cumplir 150 años!

Antes de que el “El Andorrano” ocupara su local actual en la esquina de Garibay 11 con Peñaflorida, nos cuentan que se había establecido en uno de los primeros edificios construidos tras el derribo de las murallas. En la calle Oquendo, posiblemente hacia el nº 12. No obstante, éste edificio y otros del entorno, fueron construidos hacia 1867, y antes de 1865-66 no existía el ensanche urbano (el derribo de las murallas se había decidido en 1863 y no se pudo realizar hasta 1864-65). Cabe la posibilidad de que desde 1860 hasta estas fechas se hubiera establecido dentro del recinto intramural del viejo Donosita.

El primer anuncio de este comercio en la prensa local (Diario de San Sebastián) lo hemos encontrado en verano de 1874. En este caso no lleva el nombre de marca “El Andorrano”. En una ciudad donde todo el mundo se conocía y bastaba con poner el “Almacén” de lencería, de vinos, etc… y en todo caso la dirección o el nombre del propietario. No existían nombres de “marca” salvo para los productos importados.

Un nuevo anuncio más extenso es del verano del año siguiente, en el mismo periódico donde se enumera los productos recibidos y sus precios. En este caso, ya aparece el nombre del “Andorrano”. Allí se cuenta que “acaba de recibir un abundante y variado surtido de géneros de las principales fábricas del reino y extranjero, los que pone en venta a precios muy reducidos en su baratura…” y nombra “entredoses” bordados, pañuelos blancos de Holanda, piezas de ríquísima brillantina imitación a piqué, toallas damasquinadas, pañuelos de batista, sábanas afelpadas, turcas, para baño, de lienzo gallego… calzoncillos, peinadores con bordados, chambras con piquillo, enaguas blancas… cuando todavía se medía en varas y se pagaba en reales.

Otro anuncio que guarda enmarcado el propio establecimiento, es el publicado en 1879 en el entonces Boletín Oficial de la Provincia de Guipuzcoa. Es curioso comprobar cómo aquellos Boletines no sólo servían para publicar normas o leyes, sino que también reflejaban noticias del reino y en particular de la corte, como dónde estaban de visita la familia real, el estado de salud de los infantes… y como cualquier otro periódico competía en captar anunciantes.

A trabajar con Santiago Lafont debieron venir, al menos, dos sobrinos que eran matrimonio: Antonio Lafont Rumebe y Margarita Lafont Redonnet, y que a partir de 1885 tuvieron una larga descendencia en esta ciudad. Ellos heredarán el negocio ya que Santiago moriría sin descendencia y su deseo era que el negocio quedara en la familia. Así se ha conservado hasta el momento tras cuatro generaciones y ahora es regentado por Doña Elena Laburu viuda de Alberto Mañero que era sobrino de Antonio Lafont y Josefa Goiburu.

Hacia 1890 relata la prensa de la época que se amplió el comercio. Ocupaba todo el lateral del edificio que daba a la calle Peñaflorida (Peñaflorida 8). Se le nombraba como uno de los mejores establecimientos de la ciudad. De los anuncios de la década de 1870 se deducía que la venta principal eran artículos de importación, pero a final de siglo ya era la producción propia la más importante, llegando a tener cerca de un centenar de trabajadores, con planchadoras, cortadores, bordadoras, costureras… y donde se traían los mejores “oficiales” habitualmente franceses dado su renombrada calidad. La producción era de camisas, “trousseaux”, “layettes”... Entonces la venta a los veraneantes era muy importante. Murugarren nos cuenta cómo “confeccionaban muchos ajuares de la aristocracia nacional, ya que en Madrid no había aún una firma elegante en el género”… Hubo ajuar que costó sus 50.000 pesetas de entonces aunque la verdad es que también los había de mil reales.”

El establecimiento hace gala de la elegante estética que siempre tuvo, y aunque su tamaño se ha reducido, sigue siendo inconfundible su imagen en esta esquina del centro urbano. En su interior podemos todavía ver las antiguas estanterías, molduras del siglo XIX, antiguos apliques de gas, una resplandeciente caja registradora de bronce… y la atención y calidez de toda la vida de sus empleados. Actualmente nos atienden Mari Mar y Ana de Sosa Toranzo y Mª Carmen Gómez. (Mari Mar y Ana son sobrinas de Edelmira Toranzo quien estuvo durante 50 años trabajando en este mostrador).

En la actualidad, aunque las marcas se han internacionalizado y se encuentran en cualquier parte, “El Andorrano” ha sabido mantener la difícil imagen de establecimiento elegante y popular, y siguen teniendo gran renombre entre la clientela foránea que tanto por el recuerdo que guardan de sus familias que antaño compraron en este establecimiento, como por la calidad que sigue manteniendo en sus artículos, siguen siendo fieles a este “Andorrano” donostiarra.

· Imagenes relacionadas

  • El Andorrano - Antes de 1885 (posiblemente dcada de 1870). Esquina de la c/ Garibay con Peaflorida. El solar de la Diputacin todava est vacio.
  • El Andorrano - En una ciudad todava peatonal. El establecimiento se extenda por todo el lateral del edificio que daba a la c/ Peaflorida
  • El Andorrano - 1874. Primer anuncio que hemos encontrado de este comercio. Aqu no se especifica el nombre de El Andorrano.
  • El Andorrano - 1875. Primer anuncio en donde se remarca el nombre del establecimiento. Extenso listado de productos.
  • El Andorrano - 1879. Un anuncio en el Boletn Oficial de la Provincia de Guipuzcoa.
  • El Andorrano - Layettes (canastillas) y Trouseaux (ajuares de novia).
  • El Andorrano - 1914. Anuncio del <<Bon Chemisier>> en una gua turstica de S.S.
  • El Andorrano - Escaparate con antiguas camisas de cuello duro. Al pie de las camisas, el Boletin Oficial de 1879.
  • El Andorrano - 1965. Tarjeta de El Andorrano, conmemorando el centenario del establecimiento (105 aos).
  • El Andorrano - Fachada actual del establecimiento. 2009
  • El Andorrano - Vista interior del establecimiento en la actualidad. 2009
  • El Andorrano - Vista interior del establecimiento en la actualidad. 2009
  • El Andorrano - Caja registradora en bronce que forma parte de la historia del establecimiento. 2009
  • El Andorrano - Elegantes molduras del s.XIX mantenidas en el establecimiento. 2009
  • El Andorrano - Antiguo aplique de gas convertido en lmpara elctrica. 2009
  • El Andorrano - Vista interior del establecimiento en la actualidad. 2009
  • El Andorrano - Vista interior del establecimiento en la actualidad. 2009
Desarrollado por infobide.com © comerciosdonostiarras.com