Comercios Donostiarras - Donostiako Dendak

Juguetería Carra

Juguetera Carra
Urbieta 54  |  Tfno: 943.450.527
Fundador: Armando Carra Carrasquedo y Emilia y Aurora Flores Carrasquedo
Año de apertura: 1928

· Historia

La actual juguetería Carra se funda en 1948 cuando Armando Carra Carrasquedo y sus hermanas Emilia y Aurora Flores Carrasquedo deciden transformar la tienda de ultramarinos familiar en juguetería.

La tienda de ultramarinos había estado regentada, desde 1928 por los tres hermanos, hijos de Micaela Carrasquedo. Como todas las tiendas de este sector, en aquella época, se dedicaban exclusivamente a atender a los vecinos de su entorno. Viven la época de la Guerra Civil y el racionamiento y las dificultades que ello conlleva. El actual propietario, Armando Carra, nos comenta como en el año 1936, en plena Guerra Civil, y más concretamente el 13 de Agosto cayó una bomba en la tienda, noticia que el periódico 'Frente Popular' recogió en sus páginas al día siguiente.

El negocio era cada vez más difícil, ya que existían numerosas tiendas en el barrio dedicadas a lo mismo, y los hermanos ven más salida en el mundo del juguete y se lanzan a la aventura. Los artículos que se vendían eran básicamente los de hojalata, madera, cartón y porcelana, sobre todo muñecas. Este tipo de juguetes variaron muy poco durante décadas. Armando nos comenta como él ha visto en un Museo del juguete, algunos fechados en los años 20 y que se vendían en la tienda a finales de los 40 y principio de los 50.

Muestra de este periodo entreguerras es la afición por los soldados de plomo, y por las muñecas vestidas y peinadas a la moda. Aunque la influencia anglosajona y las muñecas americanizadas no tardarán en llegar.

El problema de este tipo de juguetes era su fragilidad. La hojalata se estropeaba al menor golpe y el cartón y sobre todo la porcelana, prácticamente solo con mirarlos.

A mediados de los 50 irrumpe en el mundo de los juguetes, y en otros obviamente, el plástico. Esto fue una revolución que hizo desaparecer el juguete de hojalata con cuerda y las muñecas de cartón y porcelana. Las posibilidades que daba el plástico, que fue perdiendo rigidez y flexibilizándose, permitía realizar propuestas que en otro tipo de material era muy difícil.

La famosa Barbie, la estilizada muñeca de Mattel, fue lanzada al mercado en 1959. Fue creada por el fundador de la empresa Elliot Handler y su esposa Ruth, quienes decidieron colocarle el nombre de su pequeña hija: Barbie; el de su hijo fue utilizado para nombrar a su famoso novio: Ken.

Otra gran innovación fueron los juguetes con pilas. Los primeros eran de hojalata pero más finos, con líneas curvas y no tan cuadradotes y ya llevaban partes de plástico. Conservamos, nos dice Armando, “un león que al darle con el látigo, rugía y levantaba las patas y al volverle a pegar se echaba hacia atrás y dejaba de rugir. Tuvimos 2 leones de éstos en la tienda que costaban 900 pesetas de las de 1958. Solamente vendimos uno el otro se quedó en casa”.

Un punto y aparte son los trenes. La evolución del juguete se ha hecho patente en los trenes. Desde los de hojalata hasta los eléctricos ha habido un largo recorrido. Estos últimos han sido el juguete por excelencia de los niños. Al principio se fabricaban con una anchura de vía de 45mm para pasar a 16,5 mm, que es la medida en la actualidad más Standard, aunque los hay de 9mm y de 32mm.

Recuerdo, continúa Armando, “como en 1960 me regalaron por Reyes un tren precioso, que no podían vender por el precio, 1500 pesetas. Venía en una caja de madera. Al pasar el tren por la unión de las vías producía unas chispas que hacían parpadear todas las luces de la casa”.

Hoy en día son casi más los mayores que los coleccionan que los niños que juegan con ellos.

A lo largo de la historia ha habido hitos importantes entre los juguetes. La Barbie que mencionábamos fue uno. En España fue la Mariquita Pérez. El Monopoly fue uno de los juegos de mesa más famosos del mundo, creado por un ingeniero desempleado de Germantown llamado Charles Darrow, quien lo inventó en su cocina.

El Scalextric fue otro de los juguetes que han perdurado hasta nuestros días. La historia de Scalextric se remonta al año 1952 en Inglaterra. El Sr. Fred Francis, dueño de la empresa Minimodels y persona de mente inquieta, tuvo la feliz idea de "motorizar" algunos de los cochecitos. El "motor " era muy curioso, ya que se componía de un mecanismo de cuerda, que se "cargaba" dándole vueltas a las ruedas traseras. El juguete tuvo tanto éxito que Minimodels decidió probar con motores eléctricos. Estos motores procedían de unos trenes eléctricos que por entonces fabricaba la empresa TRI-ANG. A Partir de ese momento, la gama de coches SCALEX se convirtió en SCALEXTRIC , contracción de las palabras SCALEX y ELECTRIC.

En la actualidad, también son los adultos los que los demandan. Los ‘tunean’ y ‘trampean’ para que corran más.

Hoy en día los niños se decantan más por juguetes tecnológicos, Nintendos, Play Station, juegos para PC…

Finalmente, Armando nos comenta, que echa de menos que no haya habido una mayor sensibilidad por guardar estos juguetes antiguos. En Francia si la ha habido y se han ocupado de ir recogiendo este material. Han sido muchos franceses los que han pasado por la tienda buscando juguetes de época.

· Imagenes relacionadas

  • Juguetera Carra - Fachada de la tienda de Ultramarinos con las hermanas Emilia y Aurora en la puerta. 1934
  • Juguetera Carra - Fachada de la juguetera. 1960
  • Juguetera Carra - Anuncio de juguetes de los ao 30.
  • Juguetera Carra - Agujero que produjo en la fachada de la tienda, la bomba lanzada por la aviacin franquista. 13 Agosto 1936
  • Juguetera Carra - Fachada actual de la juguetera. 2009
  • Juguetera Carra - Fachada actual de la juguetera. 2009
  • Juguetera Carra - Interior de la Juguetera. 2009
  • Juguetera Carra - Interior de la Juguetera. 2009
  • Juguetera Carra - Interior de la Juguetera. 2009
  • Juguetera Carra - Armando Carra con un lacomotora en el interior de la juguetera. 2009
Desarrollado por infobide.com © comerciosdonostiarras.com