Comercios Donostiarras - Donostiako Dendak
Usted está aquí: » Establecimientos » Modas Magda

Modas Magda

Modas Magda
c/ Bengoetxea 1  |  Tfno: 943 42 58 97
Fundador: Cipriana y Felicidad Martínez López
Año de apertura: 1939

· Historia

Modas Magda. c/ Bengoetxea 1. Abierta el 13 de julio de 1939

Las fundadoras fueron las hermanas Felicidad y Cipriana Martínez López, siendo en la actualidad Dª Felicidad quien lo regenta. Es sin duda la decana de los comerciantes donostiarras ya que es el comercio de mayor antigüedad (¡70 años!) en el que sigue al frente su propia fundadora, disfrutando de una magnífica memoria gracias a la cual podemos dar cuenta de la historia de este comercio.

Nacida en 1916 en Labastida (Álava), Felicidad vino en 1936 a San Sebastián a pasar una temporada con su hermana Cipriana y aquí le cogió la guerra. Cipriana llevaba ya algún año en San Sebastián y había aprendido corte y confección con monsieur Alfred, que había sido cortador de la casa Balenciaga. También había aprendido con Pepita Uranga, otra excelente modista de la plaza del Buen Pastor.

Monsieur Alfred había puesto hasta tres tiendas en la ciudad y en las tres había fracasado. Pero las hermanas Felicidad y Cipriana no se desanimaron por ello y acabando la guerra inauguraron su tienda, el 13 de julio de 1939, en la esquina de la calle Oquendo con Bengoechea, donde hoy continúa.

Queriendo dar un buen nombre comercial al su establecimiento, consultaron en la Diputación la lista de las modistas que habían ejercido en la Belle époque. Dos habían sido las más renombradas: Cleopatra y Magda. Optaron por éste y así quedó hasta hoy como “Modas Magda”, cuyo nombre llegarían a patentar como marca de sus prendas.

Su tío, D. Laurentino López, les ayudó económicamente en su proyecto. Al principio fue una tienda sencilla con sólo dos mostradores y el taller en la parte trasera. Su hermana cosía y ella atendía la tienda y llevaba las cuentas.

Poco a poco, su éxito hizo que llegaran a tener hasta diez modistas que confeccionaban las prendas diseñadas con las ideas recogidas por las hermanas que viajaban asiduamente a París a ver los desfiles de los grandes modistos: Pierre Balmain, Dior, Chanel… Asistían siempre con invitación, ocultando su profesión, ya que se vigilaba celosamente el espionaje industrial. A la salida de los desfiles, Felicidad dibujaba los diseños que le habían parecido más interesantes, pero había hasta quien llegaba a fotografiar durante el pase, con una pequeña cámara oculta en el puño del bastón. Solamente fueron descubiertas e “invitadas a desalojar” en Casa Balenciaga, al ser reconocidas como modistas por una antigua “compañera” donostiarra que trabajaba en la famosa firma.

En “Modas Magda” confeccionaban su propia colección y la presentaban en Pamplona, Burgos, Salamanca, Madrid… después les hacían los pedidos y ellas los realizaban en las diferentes tallas en el taller. Era difícil conseguir las telas en la época de la posguerra. Las compraban sobre todo en Logroño ya que Barcelona y Madrid no había entonces casi producción.

Nos comenta que durante varios años fueron la única “tienda de moda” que hubo en San Sebastián, ya que incluso los grandes modistos como Balenciaga, que tenía su taller en un piso de Avenida 2, y Pedro Rodríguez en el Pº de Francia 2, carecían de tienda en la calle.

Felicidad recuerda el primer vestido de fiesta que hicieron al abrir el comercio. Fue para una clienta jovencita que iba a asistir a una gala en el Real Club de Tenis. Era “precioso” y le costó 350 pts. Una cifra muy elevada para la época, ya que por ejemplo, el alquiler mensual de la tienda de Modas Magda, era de 250 pts…

En 1949, su hermana se fue a visitar a una amiga a Venezuela, pero se convirtió en un viaje sin vuelta, ya que se estableció en Caracas abriendo una tienda que también llevó el nombre de “Modas Magda”.

La decoración actual de la tienda se realizó en los años 50, inspirada en una boutique de los Champs Elysées parisinos siendo luego muy imitada en otros establecimientos de moda de San Sebastián.

Como anécdota recuerda Felicidad haber ido a París con una amiga francesa de Lyon, para asesorarle en la adquisición de dos vestidos de ceremonia para asistir a la boda civil y religiosa del príncipe Juan Carlos. Vieron varios desfiles, compraron las telas adecuadas –las mismas que utilizaban los grandes modistos- y en Modas Magda, en quince días, le confeccionaron los dos vestidos por la cuarta parte del precio de lo que valía sólo uno en París (y además la clienta y su esposo disfrutaron de dos semanas de vacaciones en el Hotel Continental).

Con la llegada del “prêt a porter” cambiaron los tiempos. Recordemos que por este motivo, Balenciaga decidió cerrar todos sus establecimientos. Felicidad se adaptó a la nueva tendencia y empezaron a comercializar prendas ya confeccionadas. Pese a todo consiguió mantener su propio taller de confección, en el que continuaron realizando abrigos, trajes de chaqueta, vestidos de novia, trajes de madrina… así como adaptando las prendas de marca.

En la actualidad y desde hace veinte años, una estupenda modista, Rosi Criado, continúa con este trabajo artesano y Dª Felicidad nos atiende con su elegancia, simpatía y envidiable entusiasmo como lo ha hecho toda su vida.

· Imagenes relacionadas

  • Modas Magda - 1936. Zarautz. Grupo de amigas. Cipriana, agachada en el extremo izquierdo de la foto. Felicidad, de pie, la primera de la derecha.
  • Modas Magda - Felicidad sentada junto al que sera su marido Dr. Asensio. Detrs Angelita Martnez (de la joyera homnima).
  • Modas Magda
  • Modas Magda -   2009. Felicidad al frente de su comercio.
  • Modas Magda
  • Modas Magda
  • Modas Magda
Desarrollado por infobide.com © comerciosdonostiarras.com